Algo de nuestra historia ...

Nilo La Greca, empezó a los 14 años a trabajar en la joyería. Primero fue su padre el que estuvo al frente del negocio, luego sus hermanos y en un momento de su vida, en el que dejó de estudiar, empezó a trabajar.

“Empecé en la mesa de trabajo, porque mi hermano era relojero y yo empecé como joyero. Hasta ahora sigo y con el pasar del tiempo fui aprendiendo, con ganas de investigar, de probar, de leer y de conversar con joyeros”.

La Greca hace todo el proceso, desde conseguir el oro y la plata hasta el pulido final. Prepara la aleación, fundirla, hacer la barra y de allí hacer el producto. Tiene herramientas del tiempo de su padre.  

¿Por qué nosotros?

  • Por nuestra permanencia en el rubro, por nuestra seriedad, responsabilidad y originalidad de diseños.
  • Por calidad y variedad.
  • Porque contamos con talleres propios y porque nuestra joyería es una empresa de tradición con visión de futuro y así lo certifican nuestras cuatro casas.
  • Ponemos a disposición de clientes piezas selectas y diseños innovadores que son características esenciales de esta casa.
  • Todas las alhajas y relojes ofrecen cien por ciento de garantía.
  • Ofrecemos productos de primera calidad otorgando prestigio y respaldo a nuestros clientes.
  • Contamos con presentación exclusiva de las compras: estuche de bolsa y etiqueta que lo identifican con nuestras casas.

Tres sentimientos nos animan a continuar:

Orgullo de mirar hacia atrás y saber que siempre dimos lo mejor pensando en cada cliente.

Alegría de compartir cada momento con quienes siempre nos acompañan con su preferencia y amistad.

Ilusión de mirar hacia adelante y saber que lo mejor está por venir …